OTRO DIA DE LA INGENIERIA SIN INGENIO

06.06.2021

Numero mas numero menos Argentina necesita el doble de ingenieros de los cerca de 100.000 que se estiman actualmente en actividad. Por ello, cuando se analiza porque estamos como estamos como país no solo se deben considerar los pésimos manejos administrativos de las gestiones públicas sino un elevado déficit de ingenieria.

Siendo testigos vivenciales de los días actuales donde la ciencia y la tecnología lograron avances increibles en diferentes ámbitos como ser nuestros habitos diarios de comunicación, la prestación initerrumpida de los servicios esenciales exigidos al máximo de su demanda o para estudiar y obtener vacunas para el COVID 19 que tanto daño sigue causando, resulta obligatorio preguntarse que otra prueba necesitamos para comenzar a priorizar la inversión en conocimiento.

Los ingenieros no nacen por arte de magia sino que surgen años despues de una inversión sostenida en ciencia y tecnología. Eso es lo que separa paises de avanzada del resto....y por supuesto una adecuada administración de recursos. La ciencia y la tecnología argentinas han dado muestra de ser de las mejores en el mundo ya que sus logros se alcanzan con un presupuesto 10 veces menor que cualquier pais de avanzada. Imaginemos lo que se podria lograr si el país tomára en serio este asunto. En efecto, en los últimos 15 años Argentina invirtió el 0.35% del PBI en C+T mientras que los paises tecnificados rondaron entre el 2.5-3%.

Hasta que los dirigentes políticos no entiendan que este es el unico cámino virtuoso de crecimiento, producción y desarrollo de nuestro pais seguiremos deambulando sin rumbo a merced de dirigentes políticos que viven en un mundo de fantasía, única explicación posible para medidas delirantes y sin ingenio alguno, como el aumento retroactivo del monotributo, que perjudica a los casi 4.000.000 de monotributistas que pelean desesperadamente todos los días para producir contra un Estado confiscatorio que lo multa, clausura su negocio o lo mete preso si quiere trabajar. O un aumento del 40% de los sueldos en el Congreso por el trabajo hecho estando casi cerrado todo un año, mientras que muchos profesionales de la salud (muchos de ellos profesionales monotributistas) al frente de la batalla contra esta pandemia terrible recibieron un aplauso virtual como recompensa.

Mientras no haya una demostración cabal y evidente de una visión política unánime, es decir tanto oficialista como opositora, para consensuar una politica de estado para inversión de fondos públicos en conocimiento, en ciencia, técnica e ingeniería para producir genuinamente y, desde ya, administrar de manera austera la plata de todos, nuestra profesión deberá luchar de manera sostenida para dar vuelta esta matriz que tanto daño hace a nuestro desarrollo nacional.

Sobran los ejemplos de paises que invirtieron sostenidamente en C+T en lugar de invertir en mayores impuestos sobre una raquitica base de contribuyentes, demostrando que con conocimiento, austeridad y sentido común, es posible una realidad pospandémica auspiciosa para todos, no solo para una casta dirigencial privilegiada.